Dos pájaros de un tiro

Era su cumpleaños. Por eso las flores. Por eso las flores apretadas contra su pecho. Por eso la remera nueva y el peinado especial. Por eso su alegría. Porque era su cumpleaños, por eso. Por eso no miró al cruzar. Por eso no vio el colectivo. Por eso dejaron las flores en su pecho.

[originalmente publicado en historiasquenollevananingunlado.blogspot.com]

S.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

one × 3 =