La belle epoque

Hubo una época en que, al pedido de “café con leche” o “cortado”, el mozo llegaba a la mesa con el café y la leche por separado, y uno podía elegir in situ las proporciones deseadas.

Por aquella época también, las tazas eran más anchas que altas, de forma casi semiesférica, con una asa muy chiquita, y un borde verde.

No existía el “jarrito”, pero sí recuerdo que podía uno pedir el café “en vaso” (costumbre ésta que en algún bar se conserva aún).

El azúcar, por supuesto, en terrones.

[originalmente publicado en historiasquenollevananingunlado.blogspot.com]

S.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

five × three =